• 04:45

Tu aliado diario...

"En el mundo del streaming, la calidad importa. Tan Medios TV, te ofrece lo mejor.

Lejos de un acuerdo, pero cerca de la sentencia: los detalles del juicio millonario de Yanina Screpante a Ezequiel Lavezzi

Viernes, 05 julio 2024

Tras ocho años de pareja, la modelo le inició una causa por “compensación económica”. El proceso, en el que ella a través de sus abogados pide el diez por ciento de lo que ganó quien fuera el futbolista mejor pago en su momento, está cerca de llegar a su final

Yanina Screpante y su juicio contra el Pocho Lavezzi que está llegando a sus instancias finales

Yanina Screpante y su juicio contra el Pocho Lavezzi que está llegando a sus instancias finales

“Me costó conquistarla. Yo estaba muy enganchado y le di para adelante”, confesaba un enamorado Ezequiel Pocho Lavezzi hace una década ante la mirada de quien era por ese entonces su novia, Yanina Screpante, que agregaba: “Yo no quería saber nada con un futbolista, pero lo fui conociendo y me enamoré perdidamente”. Sin saberlo, en ese momento estaban promediando la mitad de su relación que terminó cuatro años más tarde. Se habían conocido en 2010 por amigos en común y el flechazo -al menos de parte de él- fue instantáneo al punto de que a los tres meses, la invitó a Nápoles a vivir. Aquel acto la modelo lo definió como “una apuesta al amor” y él como una “decisión jugada” por parte de ella que tuvo que dejar su vida en Buenos Aires y su carrera en pos de una relación que, en ese momento, era un misterio para ambos. Cada palabra ahora es parte de su pasado y tras su escandalosa separación en 2018, aún quedan cuestiones judiciales pendientes entre ellos. Muy lejos de llegar a un acuerdo, ella le reclama una millonaria suma en concepto de “compensación económica” por el tiempo dedicado y muy pronto, habría definiciones.

Juntos vivieron en Italia, Francia y hasta en China y se convirtieron en una de las duplas de modelo-futbolista más apasionadas y también más atractivas para la prensa y el públicoHicieron publicidades y fueron tapa de revista, pero siempre la prioridad fue la carrera deportiva del exjugador de la Selección. Tras ocho años de una relación que de afuera parecía perfecta, todo explotó mediática y judicialmente. “El motivo de la ruptura es su mente. Lo decidimos porque no daba para más”, decía ella tras separarse y reclamaba: “Con los millones que tienele dije que me deje el departamento y algo de guita para que empiece a manejarme y a laburar otra vez porque estos años no trabajé porque él no quería”.

Donde hubo fuego, juicios quedan

Yanina Screpante, en uno de los inmuebles que compartió con el exfutbolista

Yanina Screpante, en uno de los inmuebles que compartió con el exfutbolista

Luego de separarse, Screpante vivió en un departamento en Olivos que estaba a nombre del exdelantero. Según había explicado Mariana Gallego, representante legal del santafecino, en 2020 en Los ángeles de la mañana, le habían iniciado un proceso de desalojo: “Antes de dictar sentencia hubo una audiencia y ella consintió entregar el inmueble”. Además, agregó que “ella salió beneficiada de la relación”, ya que tras la ruptura él le había donado autos y dinero: “Entre un millón y medio y dos. Ella merecía un reconocimiento por su acompañamiento, así lo entendió él”.

Sin embargo, ella sintió que no era suficiente, ya que no solo lo acompañó y suspendió su prominente carrera, sino que lo ayudó a convertirse en una figura más allá del fútbol y en un referente codiciado por las marcas que comenzaron a contratarlo para publicidades. Por eso inició una demanda por “compensación económica” y actualmente el juicio está en proceso. “Estamos a la espera de la audiencia de vista, que es la instancia más importante, donde declaran los testigos y se analiza la prueba”, explicó en diálogo con LA NACIÓN Santiago Perlo, abogado de Screpante junto con Marta Domenech. El letrado aseguró que el proceso está cerca de llegar al final y que luego de esta etapa (que será tras la feria judicial que termina en agosto), la siguiente ya es la sentencia que calcula, será a fin de año.

Un reclamo millonario

Yanina Screpante junto al Pocho Lavezzi cuando aún eran pareja

Yanina Screpante junto al Pocho Lavezzi cuando aún eran pareja

En 2017, tras su pase al Hebei China Fortune, Lavezzi llegó a ser, según el sitio Football Leaks, el futbolista mejor pagado del mundo percibiendo un ingreso semanal de 798 mil libras por semana superando a Lionel Messi y a Cristiano Ronaldo. Y en ese tiempo, a su lado, ¿quién estaba? Sí, Screpante. El reclamo judicial “es dinerario”, según calcula su letrado y es de un 10 por ciento del dinero que él generó durante los ocho años de noviazgo. “La compensación busca reparar el desequilibrio que se genera luego de la ruptura, en donde uno se queda con todo lo producido durante la relación y el otro se lleva menos, o nada. Ese porcentaje es el reclamo, después que se lo den o no dependerá del criterio del juzgado”.

Otra posibilidad es que ambas partes lleguen a un acuerdo para evitar la sentencia. Sin embargo, dicha opción según Perlo, “está verde”: “No hubo ofrecimientos (por parte de Lavezzi o sus representantes) pese a nosotros tener la directiva de Yanina de estar abiertos a negociar para poder ir cerrando el tema”.

Screpante y su nueva pareja, Federico Rozas, en Punta del Este en 2020

Screpante y su nueva pareja, Federico Rozas, en Punta del Este en 2020

A la espera de un posible acuerdo o de la sentencia judicial, Screpante se dedica actualmente a la decoración de interiores (profesión que ya había comenzado a llevar a cabo en sus tiempos con el ex albiceleste) y está en pareja con Federico Rozas, dueño de un lavadero de autos.

El exfutbolista de 39 años está próximo a convertirse en padre por segunda vez junto con su novia Guadalupe Tauro (es padre de Tomás de 18 años, fruto de una relación anterior a Screpante). En diciembre del año pasado fue internado en el Sanatorio Cantegril de Punta del Este, tras un confuso episodio del que poco trascendió, salvo que había sufrido una fractura de clavícula. Una vez recuperado, se internó de manera voluntaria en una clínica en Buenos Aires. “Sufría hipomanía, un trastorno crónico del estado de ánimo. Ya había sufrido las consecuencias de esta patología en el pasado. No está siendo tratado por abuso de drogas o alcohol, sino por un trastorno psiquiátrico que puede hacer que alguien se haga daño a sí mismo y que puede ser desencadenado por diversos factores”, explicaba en enero de este año Mauricio D’Alessandro, otro de sus representantes legales. Luego de algunos días salió y en febrero volvió a ingresar a un centro, esa vez en Entre Ríos. En medio del hermetismo, hacia fines de marzo se lo volvió a ver relajado en las playas de José Ignacio, lo que llevó tranquilidad a sus seguidores. Alejado de los medios, suele usar sus redes sociales para compartir fotos suyas y con su hijo y las acciones de su fundación “Pocho Lavezzi Solidario”.