• 17:28

Tu aliado diario...

"En el mundo del streaming, la calidad importa. Tan Medios TV, te ofrece lo mejor.

Las mil historias del patovica de TikTok: del tenista infiel en un vip al pedido que le hizo Paul McCartney

Miercoles, 10 julio 2024

Damián Castillo utiliza su cuenta para revelar anécdotas, dar consejos o alertar sobre los vicios de la noche que aprendió durante los 19 años que trabajó como custodio y seguridad.

Damián Castillo trabajó casi 20 años como patovica y custodio de famosos (Foto: Instagram @pleittorap).

Damián Castillo trabajó casi 20 años como patovica y custodio de famosos

Damián Castillo recuerda que la primera noche de “patrullaje” fue a los 16 años. En aquella época, previa a los 2000, los tarjeteros captaban al público yendo a las salidas de los colegios. “Muy pocos tenían más de 18 años, y los dueños de los boliches permitían el ingreso de menores. Allí es donde nació la necesidad de contratar a jóvenes que hagan de patovicas”, explicó.

El nacido en Lomas de Zamora responde al apodo de “Pleito” desde que sus amigos lo usaban como escudo humano para desactivar cualquier percance nocturno. Su porte, llamativo para sus 16, lo llevaron a trabajar en la noche con el propósito de interceder en peleas ajenas y así evitar que un adulto intervenga en asuntos de menores.

“Había mucho lío en aquel entonces. Y es necesario contextualizar la época: ingresaban chicos de 15 años y hasta chicas de 13. Una problemática terrible en donde además se sumaba la ingesta de alcohol. Muchos hacían lío y los dueños no querían tener problemas. Hoy ya no pasa eso. Era una forma de actuar que ya no existe”, dijo Damián a periodista.

Veinticinco años más tarde, Pleito ya no trabaja en la noche, pero sí cuenta sus anécdotas, historias y aventuras en su cuenta de TikTok. Allí es el patovica que aconseja, enseña y hasta revela cuáles fueron las bandas de música más difícil de custodiar.

Damián vivió su primera experiencia como seguridad a los 16 años (Foto: Instagram @pleittorap).

Damián vivió su primera experiencia como seguridad a los 16 años

“Trato de no dar nombres porque mayormente tienen seguidores o fans que después te devuelven todo. Pero sí, un par de situaciones me jodieron mucho”, revela Damián.

Una de ellas es ajena al mundo de la música. Se trata de un extenista, reconocido en aquel entonces, que estaba de novio y que esa noche en la que Damián custodiaba el vip se besó con otra mujer. “Se iban a un costado y se abrazaban con toda la libertad del mundo. Eran dos chicos jóvenes, podían hacerlo. Pero me acuerdo de que después cayó sobre la seguridad un gran problema, porque aparecieron fotos”, sostuvo Pleito.

Actualmente se dedica a la actuación y a la producción de contenidos audiovisuales (Foto: Instagram @pleittorap).

Actualmente se dedica a la actuación y a la producción de contenidos audiovisuales

El patovica no solo trabajó en boliches, sino que hizo de custodia personal de un sinfín de personalidades nacionales y extranjeras que visitaron el país: “Hay una banda muy conocida con la que no volvería a trabajar. Pasó hace mucho tiempo, pero yo estaba al frente del escenario, en un lugar estratégico en el que inspección necesitaba verme. El cantante me dijo que me corriera y le expliqué que no podía, así que decidió pegarme una patada desde el escenario, provocando que su público comenzara a escupirme”.

Entre las buenas, precisó que fue el custodio de Ozzy Osbourne durante el último show que dio en Argentina. También trabajó con Keith Richards y cuidó a Paul McCartney. Con él, una madrugada vivió una situación impensada mientras custodiaban el piso del hotel en el que se alojaba.

El lomense dejó de entrenar todos los días cuando abandonó la actividad de custodia y seguridad (Foto: Instagram @pleittorap).

El lomense dejó de entrenar todos los días cuando abandonó la actividad de custodia y seguridad

“Eran las cuatro de la mañana y con el compañero que estaba nos relajamos. Se sentó en una silla para dormir un poco y de repente veo que por una escalera, con un traje azul impecable, venía Paul, solo, caminando como si fuesen las tres de la tarde. Se me acercó y me dijo que quería cenar. Yo quedé perplejo, lo miraba y no le podía responder. Hablaba tan rápido que no le entendía. Así que llamé a recepción para que alguien viniese a traducir. La verdad es que quedé como un boludo, pero a delante de Paul McCartney”, contó.

También rememoró cuando hace algunos años vino de visita a Buenos Aires el exbroker estadounidense Jordan Belfort, representado en el cine por Leonardo DiCaprio en “El Lobo de Wall Street”. Damián detalló que lo acompañó a muchos lugares y que la gente le pedía fotos a él en vez de al conferencista: “Me miraba y no entendía nada”.

El patovica de TikTok

Su incursión en TikTok se dio luego de trabajar durante casi 20 años como patovica y custodio. Primero intentó hacer contenido sobre zapatillas y luego sobre rap. Sin embargo, entendió que el éxito lo iba a encontrar relatando sus mil historias y aconsejando o alertando a través de sus experiencias: “Un chico subió un video hablando sobre la burundanga y lo que decía no era correcto. Así que hice un video que se viralizó con más de tres millones de visitas. En pocas horas tenía 40 mil seguidores”.

“Empecé a subir videos dando mi opinión a temas que veía que la gente los tocaba. Hoy un adolescente ve muy diferente la noche que un adulto, y a veces los chicos no encuentran explicaciones a las cosas que les pasan. Dicen ‘me sacaron de acá, estoy indignado’ o ‘no me dejan pasar por esto, por lo otro’. Yo capaz calmo un poco la situación diciéndole que un boliche que no deja pasar a la gente intenta tener una exclusividad que no tiene, pero que con el tiempo la pierden. ¿Por qué? Porque pierden poder económico y el dinero lo maneja el público”, manifestó Damián.

Damián participó en varias series y publicidades (Foto: Instagram @pleittorap).

Damián participó en varias series y publicidades

Damián, que entrena mucho, pero no tanto como antes, dedica sus días a la producción de contenidos audiovisuales. “No se gana bien como patovica, es un mito. Como custodio sí, pero son turnos de 12 horas como mínimo que pueden tenerte hasta un día completo en un lugar. Antes ser patovica era pertenecer a un mundo selectivo. Hoy la llegada es más fácil. Un hombre grande me dijo que cuida los baños de un boliche por $6000 por noche. No alcanza ni para un kilo de carne eso”, sostuvo.

Miedo nunca tuve y siempre fui para adelante. Una vez me pusieron un arma en el pecho. Era una situación en un VIP. Y esa situación la manejé bien. No empecé a los gritos ni nada. Al rato los muchachos que estaban haciendo eso se fueron, porque iban a meterse en un problema grande. He recibido botellazos, piñas, de todo”, concluyó.