• 23:00

Tu aliado diario...

"En el mundo del streaming, la calidad importa. Tan Medios TV, te ofrece lo mejor.

La justicia porteña autorizó a los amigos de Margot Robbie y Cara Delevingne a salir del país: deberán pagar 2 millones de pesos cada uno

Jueves, 06 octubre 2022

Quedó definido tras una audiencia realizada esta tarde por las partes en el Juzgado en lo Penal, Contravencional y de Faltas N°10 local. Ambos hombres están acusados de agredir al fotógrafo Pedro “Peter” Orquera

La justicia de la Ciudad de Buenos Aires autorizó a los amigos de Margot Robbie y Cara Delevingne a poder salir del país tras pagar una caución de 2 millones de pesos cada uno. Tanto Jac Rhys Hopkins como Josey McNamara están acusados de haber agredido el último fin de semana al fotógrafo Pedro “Peter” Orquera frente a un restaurante top de La Boca.

“Tras presentar nuevas pruebas y solicitar el cese inmediato de las medidas restrictivas, la defensa acordó con la Fiscalía el cese de la prohibición para salir del país tanto para Hopkins como para Mc Namara. El permiso se extenderá a partir del depósito de una caución de $2.000.000”, informó el departamento de información judicial del Consejo de la Magistratura de la Ciudad de Buenos Aires.

Además, se conoció que los imputados deberán presentarse ante la Justicia argentina cada vez que les sea requerido. De esta manera, podrán transitar el proceso judicial en libertad.

Este jueves, tanto Hopkins (29) como Mc Namara (45) declararon ser camarógrafo y productor, respectivamente, y reconocieron ante la justicia porteña haber estado en el lugar de los hechos acompañando a Margot Robbie y Cara Delevingne, pero negaron toda participación en los hechos por los cuales son acusados.

Jac Rhys Hopkins y Josey McNamara (Archivo/RS Fotos)Jac Rhys Hopkins y Josey McNamara (Archivo/RS Fotos)

La causa por la que los dos hombres estuvieron presos desde la madrugada del domingo se convirtió en un escándalo internacional. Los británicos corrieron y golpearon al reportero gráfico que fotografió a las actrices en inmediaciones del restaurante “Patagonia Sur”, del barrio porteño de La Boca, el sábado por la noche durante una visita de incógnito al país.

Este jueves, en tanto, la víctima fue operada en el hospital Argerich por la fractura en el codo derecho. La intervención quirúrgica demandó dos horas. Esta noche, “Peter, quien es patrocinado por Matías Morla, contó a Infobae que estaba con mucho dolor y que los médicos le revelaron: “Estaba destruido el brazo. Tuvieron que reconstruir la articulación y ponerle los clavos”.

Y agregó: “Por 60 días tengo que tener totalmente inmovilizado el brazo y es el tiempo necesario para una recuperación primaria. Luego, un año y medio, como mínimo, para una recuperación integral”.

Como Orquera no pudo estar en la audiencia por la operación, el juez del caos entendió que la suspensión de la audiencia podría afectar el debido proceso y que la ausencia del querellante quedaba subsanada con la presencia de la fiscal Adriana Bellavigna., quien tomó la causa luego de que la primera instrucción la hiciera la fiscal de Flagrancia Catalina Neme.

En una entrevista con Infobae a horas del ataque, el fotógrafo había contado lo sucedido. De acuerdo al relato de “Peter”, en un momento las dos actrices no podían abrir las puertas del auto, lo que las irritó notoriamente. “Así logré las fotos”, reveló. Luego, se produjo el incidente violento: “Se vinieron los dos (productores) a la mitad de la calle, pero yo seguí haciendo fotos. Se la agarraron conmigo, me empezaron a insultar en inglés, me prepotearon y salí corriendo rumbo al taxi que me estaba esperando. Me querían sacar la cámara”.

Jac Hopkins y Josey McNamara en fotos tras sus arrestos
Jac Hopkins y Josey McNamara en fotos tras sus arrestos

“Venían por mí y me alcanzaron. No sé cuál fue, pero se tiró con todo su peso contra mí en velocidad; y caí al piso con el brazo y choqué contra mi taxi. Fue terrible. La cámara voló y yo veía el hueso al descubierto, la hemorragia y no podía mover el brazo. Perdí la consciencia”, agregó.

“Es la primera vez que tengo una experiencia así, de una brutal paliza, de acto de violencia de esta naturaleza. Mi cámara voló por el aire. Por suerte, la recogimos del piso y la guardé en la mochila. Las imágenes las tengo”, aseguró.

Luego, se conocerían las imágenes de la esquina del restaurante, clave en la investigación.