• 15:57

Tu aliado diario...

"En el mundo del streaming, la calidad importa. Tan Medios TV, te ofrece lo mejor.

Exclusivo: la trama de cómo el FMI salvó al país del default de hoy con China

Lunes, 24 junio 2024

Se conocieron detalles de cómo fue la negociación entre funcionarios de alto rango del Fondo Monetario Internacional y el Gobierno chino para mantener abiertos los canales de asistencia a Argentina.

Exclusivo: la trama de cómo el FMI salvó al país del default de hoy con China

Kristalina Georgieva ordeno a su segunda, Gita Gopinath, que facilite el acuerdo de Argentina con China para evitar el default.

El Fondo Monetario Internacional (FMI) movió sus fichas, y provocó que el país pueda tener un fin de junio con cierta estabilidad económica. O, al menos, ayudó a despejar la principal amenaza contra las reservas del Banco Central de la República Argentina (BCRA) del primer semestre del año.

Una gestión particular de la directora del organismo Kristalina Georgieva y su número dos, Gita Gopinath con China, fueron las principales fuerzas que hicieron que el gobierno chino de Xi Jinping perdonara el pago que el país le debería haber concretado hoy a ese país, para saldar la primera cuota del pago del vencimiento anual por la activación del “swap” del 2023.

Sin el FMI, Argentina terminaría el mes nuevamente con las reservas en rojo, no solo por la salida de unos U$S 2.906 millones que hoy deberían haberse girado al Banco del Pueblo de China (BPC), sino que tampoco hubiera podido recibir los 800 millones de dólares correspondientes al desembolso comprometido por el organismo por el cumplimiento por parte del país de las metas del primer trimestre del año.

Sucede que el estatuto del organismo impide que haya desembolsos a países que estén con acuerdos de préstamos con el FMI (por ejemplo, el Facilidades Extendidas vigente con Argentina), en caso de que estuviera en default con alguno de sus socios. China tiene ese status con el 3,65% de los votos, convirtiéndose además en los últimos años en uno de los accionistas más participativos en las reuniones del Directorio.

Si Argentina no hubiera llegado a un acuerdo para el pago de hoy y se hubiera llegado a la situación de default, y si, además, China lo hubiera denunciado en la reunión de Directorio del 13 de junio pasado, el estatuto del organismo habría suspendido el giro de los 800 millones de dólares. Sólo le quedaba al país girar el dinero a Beijing para no caer en esa situación. En su momento, incluso, Argentina propuso a BPC pagar una parte del vencimiento con esos U$S 800 millones comprometidos por el FMI, algo a lo que China se negó.

Finalmente llegó la mediación del Fondo, gestión que estuvo a cargo personalmente de Gopinath, por pedido directo de Georgieva y el aval de la mayoría de los directores occidentales del organismo. No hubo problemas para que los representantes chinos ante el Directorio del Fondo aceptaran el pedido, y dejaron en claro que la intención de Beijing siempre es colaborar con los países en problemas. Aun cuando estén con cierto ruido diplomático, como Argentina.

Aceptada la sugerencia de la conducción del FMI, sólo quedó cerrar el acuerdo, algo que correspondía al gobierno chino y sobre lo que el Fondo no podría haber tenido incumbencia. Beijing, casi sobre la hora, aceptó prorrogar los vencimientos de junio y julio (que completaban unos U$S 5.000 millones totales) para el 2026, dándole un respiro total a la gestión de Javier Milei y Luis “Toto” Caputo, con lo que no sólo liberó la responsabilidad de los pagos, sino que abrió la cuenta pública para el ingreso de los 800 millones de dólares.

Las gestiones finales las hizo la cancillería a cargo de Diana Mondino, que siempre tuvo el tema bajo su cartera. Fue el Ministerio de Relaciones Exteriores el que, además, aceptó en nombre del jefe de Estado argentino la prueba de amor exigida desde Beijing. En julio, probablemente el 4 del próximo mes, Milei deberá viajar a la capital china para darse un abrazo con Xi Jinping en vivo y en directo para todo el mundo. En definitiva, 5000 millones de dólares bien lo valen.

Cómo se activó el swap

La habilitación del swap fue instrumentada durante 2023 como gesto de apoyo de Beijing al gobierno de Alberto Fernández, en tiempos en los que la fulminante sequía y la campaña electoral asediaban a la Casa Rosada y el candidato a la presidencia Sergio Massa. El dinero se utilizó para reforzar las reservas en tiempos difíciles, por el mecanismo de cambio de yuanes a dólares para financiar importaciones de origen chino, incluyendo insumos para las obras públicas que ese país venía manteniendo a buen ritmo en Argentina.

El swap es un mecanismo por el cual Argentina y China se comprometen a habilitar, eventualmente, el intercambio de divisas, sin la intervención de terceras monedas, en este caso, el dólar.

El aporte de capital lo hace el BPC, bajo la certeza de que los yuanes originales serán eventualmente utilizados. Mientras tanto, hasta que se ejecute el cambio, quedan como libre disponibilidad del depositante: el BCRA.

La idea china fue otorgar este dinero en cuotas, como garantía para el intercambio financiero entre los dos países para la construcción de las grandes obras en el país comprometidas con el país asiático, fundamentalmente la represa Cóndor Cliff-La Barrancosa (ex Cepernic-Kirchner), un proyecto que en algún momento el gobierno de Mauricio Macri prometió clausurar pero que, precisamente por la vigencia del swap decidió mantener vigente.

Al llegar Javier Milei al poder dio la orden, casi en persona, de suspender ese proyecto dentro del marco de paralización de toda la obra pública en todo el país. La medida provocó un tembladeral en la relación con Beijing, ante la paralización del único proyecto concreto que China quería mantener en el país vinculado a la obra pública de infraestructura. Una molestia que incluso superó las declaraciones del libertario sobre china, Xi Jinping y el comunismo en general.

Siempre consideró el gobierno chino que para la Argentina no implicaba grandes gastos, ya que el proyecto se autofinanciaba con el aporte de yuanes desde Beijing; y ante la suspensión se pensó desde el país oriental que la decisión se aplicó por pura ideología. Algo que se considera en China que no debe ser tenido en cuenta al analizar la historia del préstamo.

Para saber cómo continuarán las relaciones bilaterales, y el destino de las represas Cóndor Cliff-La Barrancosa, habrá que esperar a la confirmación del viaje de Milei y al resultado de sus encuentros con el comunista más poderoso del mundo. Negocios son negocios, y lo que esperan los mercados son buenas noticias con respecto al profesionalismo que el Presidente, aplicará en esta importantísima gestión. Quizá la más incómoda e imprescindible desde que llegó al poder el 10 de diciembre pasado.