• 21:25

Tu aliado diario...

"En el mundo del streaming, la calidad importa. Tan Medios TV, te ofrece lo mejor.

El momento de «soledad e histeria» de Yanina Latorre indignada con un guardia de un barrio privado

Martes, 08 noviembre 2022

La panelista hizo un descargo a través de su cuenta de Instagram por un cruce que tuvo con el seguridad de un country. Mirá qué dijo

Yanina Latorre se mostró enojada a través de sus historias de Instagram por un tenso momento que vivió con un guardia de seguridad de un barrio privado porteño. Según contó la panelista de LAM (América), el hombre «no la dejó entrar» y la mamá de Lola y Dieguito no tardó en hacer su descargo.

La periodista tiene más de un millón y medio de seguidores en su cuenta de Instagram y los tiene acostumbrados a compartir con ellos su día a día. «Tengo que compartir este momento de soledad e histeria», anticipó Latorre.

Según describió, «era la despedida de su esposo porque viaja a Qatar el próximo viernes». «Es a una bajada de mi casa, así que sólo llevé el teléfono y dos botellas de champán», continuó.

Siguiendo con el relato dijo: «Debo reconocer que tuve 20 mil quilombos con los guardias de seguridad porque no me gusta la gente que te trata con aires de «Yo soy el policía». Llego y me pide la documentación física y la tengo solo digital. Me rompe las pelotas porque si hay una aplicación donde está toda tu vida ¿por qué lo queres en físico?», cuestionó contundente.

«Le dije que no lo tenía y me dice «bueno, está bien por esta vez te hago el favor». La actitud del hombre no le agradó a la panelista y se mostró visiblemente alterada en los videos que subió.

«Después me dice que quiere ver la fecha de vencimiento del registro. Estás en la Panamericana, soy una señora grande que va en un auto, obvio no voy a salir con el registro vencido. Además, no me gustó la manera», siguió.

«No sé para qué te piden tantas cosas para entrar a un country a un asado a las diez de la noche ¿Piensan que voy a ir a matar gente?«, se preguntó.  

Para concluir, contó que finalmente «no pudo entrar». «Me dijo que me vaya o que deje el auto afuera y pase caminando. A mí no me maltrata ni me destrata nadie. Con el odio me fui, llegué a casa, me puse el pijama y me serví un vino. Tengo tanto odio que no tengo ni ganas de prender el microondas, voy a comer fruta», concluyó.