• 23:09

Tu aliado diario...

"En el mundo del streaming, la calidad importa. Tan Medios TV, te ofrece lo mejor.

Chubut en alerta: ya son 10 las ballenas muertas en las costas de la Península Valdés

Sabado, 01 octubre 2022

Tres nuevos ejemplares fallecidos aparecieron en la franca austral por la zona del Golfo Nuevo. Los especialistas continúan investigando las causas de las muertes

Chubut se encuentra en alerta por el hallazgo de ballenas muertas “sin evidencia de lesiones traumáticas ni enmallamientos” por la zona del Golfo Nuevo, en la Península Valdés. El viernes anunciaron que la cifra eran 9, pero este sábado al mediodía el titular de Flora y Fauna Silvestre de la provincia, Fernando Bersano, anunció una muerte más. 

La última ballena de la especie franca austral fue hallada en las cercanías de Punta Pardela, donde en días anteriores encontraron otros dos. También aparecieron otros ejemplares en El Pedral, Cerro Avanzado y Punta Alt, todos parajes marinos cercanos a Península Valdés, el emblemático punto de avistajes que resulta de enorme atractivo turistico para locales y extanjeros.

Desde el sábado 24 de septiembre, los especialistas del ICB detectaron seis adultas hembras y un subadulto macho. Se desconoce el sexo de los otros tres ejemplares que aparecieron en las últimas horas.

Hasta ahora la hipótesis más firme sigue siendo la ingesta de la toxina de marea rojas, ya que es una temporada con valores muy altos en toda la costa de Chubut», explicó el director del organismo, y añadió que llamaba «su atención» la «aparición tan rápida de los cuerpos» de estas especies, ya que desde hace «catorce años que no hay un caso así», expresó en una entrevista radial. 

Una de las investigaciones que están llevando adelante los especialistas del ICB, de la Universidad Nacional de la Patagonia San Juan Bosco, el CENPAT y el Laboratorio Provincial de Salud Ambiental, entre otros, es la presencia de toxinas en el agua donde nadan y habitan las ballenas. Este fenómeno es conocido como marea roja, e implica un crecimiento desproporcionado de algas que producen una toxina que afecta a los moluscos—alimento de las ballenas—y los hace peligrosos para el consumo. Es por ello que recogieron muestras los tejidos de los animales, del agua y de los bivalvos.